La noticia de cal, la positiva, que esperamos la cumpla el Ministerio de Transportes, es el proyecto en fase de licitación para la adjudicación de las obras del canal de acceso en València. La prolongación de los túneles sin utilizar permitirá que nuevamente los trenes de la línea València-Cuenca-Madrid comiencen y finalicen sus recorridos directamente en la céntrica estación de la calle Xàtiva. Volverán a ser atractivos los servicios de cercanías para numerosos habitantes con estación en la línea, pero más lo podrían ser con mejoras en cuanto a frecuencias, trenes modernos y adecuados a la demanda en sustitución de los obsoletos cuarentones diésel actuales, y tener en cuenta comercialmente que en los polígonos industriales hay clientes potenciales, cuando cumpla Renfe lo que le pidieron el pasado 12 de febrero a su representante en València, Juan Carlos Fulgencio, los alcaldes: José Morell de Cheste, Robert Raya de Riba-roja y Sergio Alfaro de Loriguilla, que es el presidente de la Asociación de Municipios del Eje de la A-3.

imagen:  ARGUISUELAS. Marzo 1959 2-4-0 2527 || autor:  Desconocido. Archivo Esteban Gonzalo

En cuanto a la de arena, el gran peligro que se cierne sobre la línea férrea entre Utiel y Cuenca, ya que el Ministerio de Fomento quiere suprimir el tramo alegando que no hay motivos suficientes para su mantenimiento en explotación, al haber sólo pequeños municipios, y de ellos, Camporrobles y Carboneras de Guadazaón los únicos con los núcleos urbanos cercanos a su estación. Es verdad: Arguisuelas, Cardenete, Mira, Villora y Yémeda, tienen lejanas sus estaciones, pero acudían viajeros llevados en vehículos privados para viajar en los lentos trenes con velocidad máxima de 60 kilómetros por hora por el mal estado de la superestructura, principalmente raíles y traviesas. Deberían agradecer que haya estoicos clientes para la deficiente oferta ofrecida.

Desde que terminaron en 1980 la electrificaron de la línea a Madrid por Albacete y pusieron en servicio los trenes Intercity, se fueron despreocupando paulatinamente de la sección entre Utiel y Cuenca, y sólo muchos años después mejoraron la vía entre Buñol y Utiel. Durante los años noventa los trenes Ter y el Valencia Expreso, que establecía la comunicación Madrid-Barcelona por Cuenca y Valencia, fueron coletazos de la línea clasificada entonces como complementaria, pero el golpe de gracia se lo dio en diciembre del 2010 la alta velocidad con el poco tiempo de viaje a pesar de estar la estación conquense muy alejada del centro urbano y precisar transporte público o privado hasta su estacionamiento de disuasión. Una hora y cincuenta minutos en lugar de seis horas y 18 minutos, de las que cuatro eran de lento traqueteo a partir de Utiel sobre carriles viejos y mal mantenidos.

Después de estar cerrado al tráfico el tramo entre Utiel y Cuenca desde el pasado 8 de enero por los daños causados por la borrasca Filomena, Adif en lugar de realizar las reparaciones necesarias quiere cerrar definitivamente la citada sección. Ello, con el peligro del posible desmontaje de carriles y otras instalaciones, lo que no hacen en Francia y otros países en las líneas que cierran a la explotación, ya que las mantienen por si tuvieran que reabrirlas.
La última de las numerosas protestas fue la del pasado 7 de agosto en Cuenca capital en una gran manifestación convocada por Pueblos con Tren, que aglutina a treinta ayuntamientos y once plataformas, que finalizó con un manifiesto para defender un tren con mejores vías y servicios, menores tiempos de viaje y uso para viajeros, mercancías y turismo. Entidad que, al unísono, también defiende la continuidad Cuenca-Aranjuez, cuyo cierre dejaría sin servicios ferroviarios a Tarancón, Huete y otros municipios. Participaron entidades, amigos del ferrocarril y ayuntamientos de poblaciones enlazadas por la línea férrea, y comunicaron su adhesión municipal los alcaldes de Madrid y València.

imagen: CHESTE Nov 1981. Ómnibus Valencia-Madrid || autor:  Archivo Esteban Gonzalo

En el Ministerio de Fomento tienden a mirar con lupa déficits de líneas donde los servicios son malos por ausencia de las necesarias inversiones en superestructura, frecuencias inadecuadas y trenes impropios para el potencial de viajeros, mientras durante más de dos decenios han estado gastando más de cincuenta mil millones de euros en líneas para alta velocidad, unas con poca rentabilidad y otras, en fase de construcción, cuya explotación será ruinosa por su baja demografía. Pero son la niña bonita, la que luce en las inauguraciones, la de enormes inversiones que beneficia a sus constructores, mientras “migajas” para las cercanías y media distancia en cuyos trenes viajan el 90% de los usuarios.

En artículos publicados en diarios y revistas he incidido desde el año 2011 que el tramo València-Cuenca tiene atractivos suficientes para que una empresa privada, si a la ferroviaria estatal no le interesa, realice servicios turísticos, incluso explotarla comerciablemente, como quiso un conocido naviero valenciano. Se lo denegaron siguiendo la tónica de ni comer ni dejar que lo hagan otros. Posiblemente ahora podría cumplir su objetivo, ya que en el año 2005 tuvieron que permitir competencia de otras operadoras para el transporte de mercancías, y desde el pasado mes de mayo comenzó la competencia en viajeros en la línea de alta velocidad Madrid-Zaragoza-Barcelona.

En la franja norte de España seguramente estaría en funcionamiento el turístico, ya que hay trenes para recorridos con menos atractivos que entre València y Cuenca y los ponen en servicio año tras año.

Pero tropezamos con un inconveniente, no tenemos cultura de este tipo de actividades en la mayor parte de la franja central y sur del territorio nacional, siendo una excepción a destacar, en Río Tinto, influenciados por la larga estancia de británicos explotando las minas de cobre, y el de lujo Al Andalus.

imagen:  CAMPORROBLES. Julio1985. TER a Madrid pasa sin parar || autor: Esteban Gonzalo

Difícil en la Comunidad Valenciana, teniendo en cuenta el desinterés en reponer en funcionamiento o permitir que lo haga una entidad privada el que fue famoso Limón Express, con trayecto Benidorm-Gata de Gorgos uniendo disfrute paisajístico con diversión, que el pasado uno de junio cumplió el cincuentenario de su inauguración. Efeméride que pasó sin pena ni gloria, mientras que locomotoras y coches de viajeros están deteriorándose desde el año 2005.

Incluso en Valencia no hay tranvías históricos en circulación como sí tienen en muchas ciudades de otros países, entre ellas Lisboa y Oporto en nuestro vecino Portugal. En España solamente en servicio el de Sóller, y el del Tibidabo en Barcelona parado desde el 2018 para rehabilitar vehículos e instalaciones.

Los Trenes del Vino y el Gastronómico promovidos por la Diputación Provincial de València en 1997 con mucho boato no fructificaron.
Xirivella, Camporrobles y los diez municipios entre ambos pueblos están hartos de promesas incumplidas, retrasos en la ejecución de mejoras y ninguneos ministeriales a sus justas reivindicaciones desde muchos años atrás.

Además, Camporrobles, que debería formar parte de la C-3 de cercanías, se podría quedar sin comunicación ferroviaria si Adif cierra a la explotación el tramo Utiel-Cuenca.
Espero que venza la cordura y no la venta de chatarra.

Esteban Gonzalo Rogel. 2021

PUBLICADO EN EL LIBRO DE FIESTAS DE LA VENDIMIA DE CHESTE 2021